Al final del post podrás ver la infografía.

Los temas de familia, de violencia de género y los relacionados con menores, suelen ser temas muy complejos en los que se requiere de una gran empatía. El o la cliente, muchas veces llega al despacho sintiéndose muy estresado, nervioso o nerviosa, y sin saber qué o quién se va a encontrar. Tiene que explicarle a alguien que no conoce de nada, aspectos muy íntimos de su día a día, que seguramente no sepan ni sus allegados más íntimos y es probable que afloren sentimientos muy profundos que pueden desencadenar en el llanto o en una fuerte emoción. Suele ser habitual que se avergüencen por ello, e intenten reprimirse, por lo que en las primeras entrevistas, pido por favor que no lo hagan, que no se avergüencen y que se tomen el tiempo que necesitan para reponerse.

Una abogada de familia, suele estar acostumbrada a presenciar situaciones difíciles en las que surge la peor versión del ser humano, los celos, el odio, la venganza, la mentira, la manipulación de los menores, intentos de impresionar al juzgador con actitudes nada congruentes con el comportamiento habitual, el miedo, la vergüenza por haber soportado según qué situaciones, cambio de roles sociales, pérdida de capacidad económica. Por tanto, tenemos que trabajar con todos esos sentimientos que producen ansiedad, frustración, miedo a lo desconocido y hasta enfermedades físicas o psicológicas.

Una vez que he realizado la primera visita, el cliente/a se ha sentado en el despacho y le he atendido, acostumbra a sentirse mucho más relajado, y es que las comunicaciones con mis clientes tienden a ser fluidas, en confianza, la primera visita siempre es la que cuesta un poco más, pero solo los primeros 10 minutos, después ya vas viendo cómo se van relajando y se van abriendo poco a poco. Otro aspecto que también ayuda es que debido a la experiencia profesional, con un simple comentario puedes detectar ciertas vivencias que se tenían olvidadas o de las que cuesta hablar, y por ello debes ser tú la que como profesional, vayas poquito a poco tirando del hilo y las desenmascares para poder exponerlas.

Para mí resulta de vital importancia crear esa atmósfera de confianza, y que la persona sienta que su problema está en buenas manos, una abogada experimentada, especialista en la materia que va resolver esa situación que tanto le preocupa. A mí me gusta compararlo a la sensación que tenemos cuando nos encontramos mal y el médico nos dice qué problema tenemos, quizá nos sigue doliendo, pero psicológicamente estamos en el primer paso necesario y ahora ya podemos poner remedio.

El hecho de empatizar con el cliente y brindarle los mecanismos para que se sienta cómodo, no quiere decir que tenemos que perder la objetividad. Para que el proceso salga bien, es totalmente necesario saber en qué punto estamos, ya que muchas veces el punto de vista del cliente no responde a una cuestión jurídica, sino más bien emocional o incluso puede darse el caso que por ser tan específica, que no esté regulada y no es fácil decirle al cliente/a que no existe una regulación respecto a esa situación concreta, pero eso sucede en muy pocas situaciones y en esos casos se facilita al cliente toda la información necesaria para preservar su integridad, así como su salud emocional.

Consejos de una abogada especializada en divorcios

Como abogada especializada en familia y habiendo solicitado infinidad de medidas previas, me atrevo a decir que ese conocimiento profundo del cliente o clienta, me hace determinar las posibilidades de éxito del asunto, para mí la información es una valiosa llave que me sitúa en una perspectiva en la que poder evaluar al contrario, analizarlo detenidamente y crear una estrategia de éxito para exponer todos esos pequeños sucesos que se habían quedado olvidados en la memoria y plasmarlos ante el Juez para que los valore de la manera más acorde a nuestras peticiones posible.

1) Cuando realices búsquedas en Google con los términos abogada Barcelona, abogada divorcio, abogada violencia de género,abogada menores, procura hacerlo (sobretodo si te conectas desde el ordenador común) de modo incógnito para no levantar sospechas.

2) Antes de acudir a la abogada anota todos los sucesos que que puedan ser relevantes ordenados por fechas.

Hay algunos detalles que jurídicamente no son importantes, como las infidelidades, por lo que no hace falta entrar en los detalles que puede hacer que no menciones otro suceso relevante. En cambio, si tendria importancia si el trato fuera degradante y más aún si se realizara con los menores presentes.También es importante mencionar si tiene otros hijos menores, de cara a solicitar la pensión de alimentos.

3) Recopila todas las pruebas que puedas, whatssaps, mails, grabaciones.

4) No hables con la otra persona del divorcio o separación hasta que no sea un momento adecuado, tranquilo y espera hasta mantener una cita con la abogada y te diga cuando hacerlo.

5) No dejes cosas a la vista que tengan que ver con la visita a la profesional, borra las llamadas o cambia el nombre del despacho por uno que pueda sedr más familiar, ya que se podrían levantar suspicacias y la otra parte entenderlo como una traición.

6) En según qué casos, es importante que los familiares o algún amigo/a esté al corriente del inicio del proceso por si se complicara la situación.

7) Mucho ánimo porque es un proceso difícil pero todo llega a su final.

No dude en ponerse en contacto con nuestro despacho de abogado en Barcelona desde nuestra página de contacto o al número +34 933 04 19 29.

Share This

Estamos utilizando cookies de terceros para estadísticas. No se mandará información personal. Más Información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar